Chihuahua, Chih. México
Jueves 14 de Diciembre de 2017
Número 2936 Año 9

Fecha:04 de Diciembre del 2017

Mensaje de Meade ante su registro a la Precandidatura Presidencial 

México.- Buenas tardes a todas y a todos.

Hoy es uno de los días más importantes que vamos a compartir juntos. Vengo acompañado de Juana, mi esposa, a quien agradezco su apoyo siempre.

Estoy aquí con mis tres hijos y Dionisio, mi padre, a quien le doy gracias por su ejemplo.

A mi madre, le mando un saludo y deseo que termine de recuperarse pronto.

Desde niño, en la mesa familiar, escuchaba conversaciones llenas de ideas y proyectos. Eran las esperanzas de una familia, que tenía que trabajar, esforzarse y dar la batalla, día a día.

Desde entonces, de mis padres aprendí que lo importante es atreverse, comprometerse por una idea: la responsabilidad de hacerse cargo, con el único propósito de servir para que las cosas mejoren.

Hoy llegó ese día, aspiro a servir desde la más alta responsabilidad. Vengo con humildad a pedir su apoyo, para trabajar y que logremos juntos con entrega, conocimiento y pasión, para que cada familia viva con felicidad y justicia.

Me siento emocionado, me siento honrado, me siento agradecido y entusiasmado de ser su precandidato a la Presidencia de la República.

Esta semana me permitió acercarme a muchos sectores, organizaciones y militantes.

Con todos he compartido historias de vida, acuerdos y resultados, siempre en beneficio de los mexicanos.

Esta semana le pedimos a mi amigo, a Don Carlos Aceves del Olmo, hacer equipo para que los trabajadores, con productividad, ganen más dinero por su trabajo. Con la CTM fortaleceremos la prosperidad familiar.

A Ismael Hernández Deras le ofrecí trabajar hombro con hombro para seguir sembrando juntos, con la CNC, en favor de las familias campesinas de México.

Saludé a Arturo Zamora y me comprometí a que los beneficios de la estabilidad lleguen a la economía familiar. De la mano de la CNOP las familias sentirán en sus bolsillos el crecimiento de México.

Con Lorena Martínez, escucharemos las demandas y expresiones ciudadanas, fortaleceremos el tejido social con el Movimiento Territorial.

Con Hilda Flores y el Organismo Nacional de Mujeres del PRI, construiremos una nueva historia de incorporación de la mujer a la vida política y productiva. Les pido que me acompañen hoy y siempre.

Quiero ser el candidato de las mujeres.

Con Pablo Angulo, la Red Jóvenes por México y el Movimiento PRI-MX, pondremos oportunidades en la mesa para que los jóvenes puedan cumplir sus sueños y aportar la energía y creatividad que nuestro país necesita. Jóvenes del PRI, este triunfo depende de su energía.

Con el general Fausto Zamorano, no faltarán trincheras para cambiar el rostro del desarrollo de México con el apoyo de la Unidad Revolucionaria.

También nos comprometimos, junto con los Comités Directivos Estatales, a escuchar y dialogar en todo el país:

De Coahuila al Estado de México; de Oaxaca a Nuevo León; de Campeche a Sinaloa; con Michoacán, con Durango, con Tabasco, con Hidalgo, con Sonora, con Querétaro, con Morelos, con Colima, con Baja California, con Chiapas, con Aguascalientes, con Veracruz, con Zacatecas, con Guanajuato, con Yucatán, con Chihuahua, con Tlaxcala, con Baja California Sur, con Jalisco, con Guerrero, con Nayarit, con Quintana Roo, con Puebla, con Tamaulipas, con San Luis Potosí y con la Ciudad de México.

Agradezco que estén aquí la gobernadora, los gobernadores y presidentes municipales que tienen el reto, todos los días, de llevar soluciones efectivas a sus comunidades.

A los militantes del partido, a sus líderes seccionales, les agradezco su generosidad y respaldo; a los ex dirigentes del Partido, me honra su presencia, su consejo y su amistad; a mis compañeros de gabinete y colegas de trabajo con los que compartí el privilegio de servir al país.

Trabajamos ayer, trabajamos hoy, y lo seguiremos haciendo mañana por México.

De la mano con nuestros senadores, diputados federales y locales de todo el país, que con la coordinación, con el entusiasmo y con la gran responsabilidad de César Camacho, Emilio Gamboa y los coordinadores locales, han hecho posibles los cambios que se habían pospuesto por años y que hoy benefician a millones de mexicanos.

Unidos iremos a la victoria con los ciudadanos, gracias a la generosidad de la militancia, al trabajo de Claudia Ruiz Massieu, al talento de un líder sensible, de vanguardia y comprometido con México: de Enrique Ochoa Reza.

Les pido que alcemos fuerte la voz para que todo México se sume. Llevaremos a México al lugar de potencia mundial que le corresponde.

Vamos a ganar. Vamos a ganar. Vamos a ganar.

Hoy México tiene un mejor presente y futuro, gracias a un liderazgo claro.
Reformas que habían esperado por décadas, se concretaron con diálogo y con la voluntad transformadora de las mujeres y de los hombres del PRI.

Este impulso reformista fue posible gracias al talento y la sensibilidad de un gran mexicano, de un arquitecto del cambio que logró que hoy tengamos 3 millones 300 mil nuevos empleos con seguridad social para nuestras familias; que nuestros hijos tengan un futuro con educación, salud y bienestar.

El cambio se dio bajo la conducción de un mexicano con temple y gran amor a México: el presidente Enrique Peña Nieto.

Hoy tenemos un nuevo sistema de justicia más cercano y transparente que tenemos que consolidar; un sistema educativo donde los mexicanos aprenden y desarrollan su talento; un sistema de salud con cobertura universal para los más vulnerables; un sector exportador y turístico más fuerte; una economía estable con nuevos motores de crecimiento y hemos reivindicado al sector energético como palanca del desarrollo.

Si bien hay que fortalecer lo que se ha hecho bien, hay también que ser autocríticos y reconocer que hay realidades que nos duelen, que nos ofenden, que nos lastiman, que nos vulneran y que tenemos y vamos a cambiar.

El priista es el primero que reclama y exige estos cambios, porque es el primero que siente en su sección cuando algo no funciona, en su ciudad cuando falta seguridad, el primero que ve la preocupación en los ojos de una madre de familia de que el dinero no alcance.

México es un país con un pasado brillante, un presente vigoroso y en ruta para afianzar un gran futuro.

Para lograrlo, la mejor propuesta es consolidar los cambios, ampliarlos y profundizarlos.

Ésta es nuestra visión y éstos nuestros valores: democracia, libertad, inclusión, justicia social, igualdad de oportunidades, responsabilidad ambiental y transparencia.

Esta precampaña tendrá el signo de lo que espero para México: diálogo, coincidencias y franqueza para identificar lo que entusiasma y brinda esperanza a los mexicanos, pero también identificar lo que debemos cambiar.

A partir de este diálogo, construiremos las mejores soluciones para nuestros hogares. Me conduciré con la misma rectitud con la que he formado a mi familia.
Juntos, construiremos un proyecto claro. Juntos, con experiencia y rumbo cierto, vamos a ganar la Presidencia de México.

Vamos a hacer de México una potencia que permita que todos vivamos mejor.

Contagiemos de optimismo a los mexicanos de que sí podemos hacer realidad nuestros sueños. México es una nación grande y capaz de sobreponerse a los retos y desafíos. México está por arriba de visiones pequeñas y perdedoras. Para México no hay obstáculos.

Vamos a proponer una vía clara, realista y sensata de lo que México puede llegar a ser. De lo que va a llegar a ser cuando ganemos la Presidencia de la República.

Necesitamos seguridad y justicia, porque la seguridad y la justicia no pueden depender de dónde se nace, en dónde se vive, ni de cuánto se gana.

Las Fuerzas Armadas nos han dado certeza, es tiempo de que les correspondamos. Mi reconocimiento a los soldados, pilotos y marinos, por el esfuerzo y gran sacrificio que hacen para defender al país y a nuestras familias.

México será un país justo, con leyes que se cumplan para que nuestras familias vivan tranquilas. Cada mujer tendrá la certeza de que podrá vivir segura, sin temor a ser lastimada.

Habrá un combate frontal y definitivo a la corrupción. Ni un solo peso al margen de la ley. Ningún privilegio más que el de ser mexicano.

La economía familiar será una prioridad. Las familias tendrán mayores oportunidades para que su esfuerzo dé mejores frutos, comida en sus mesas y bienestar. Si a México le va bien, a las familias les irá mejor.

México garantizará el patrimonio ambiental de las nuevas generaciones, habrá crecimiento económico con responsabilidad ambiental.

Todos tenemos derecho a vivir en un entorno sano y que nuestros recursos naturales puedan ser aprovechados para promover el bienestar de las comunidades.

Es hora de las mujeres y las niñas: piso parejo en oportunidades y protección efectiva de sus derechos. Las mujeres serán las protagonistas centrales de nuestro crecimiento.

En lo político, estamos poniendo el ejemplo: la mitad de las candidaturas que nos llevarán al triunfo, serán para las mujeres.

Vamos por lo económico, para que las mujeres que se empeñan todos los días, tengan la satisfacción de que su esfuerzo rinde mayores frutos.

Ningún niño mexicano debe nacer en pobreza extrema: techo, educación, salud y alimentación para cada recién nacido. Pero lo más importante: les daremos un motivo para tener fe en su porvenir.

La inclusión en México acompañará a las 8 millones de personas con discapacidad y a sus familias. Hoy, en su día internacional, tienen nuestro compromiso.

La educación tiene que estar presente en cada rincón del país. Educación para aprender, para emprender, para fortalecer.

Es el momento de los jóvenes, de su desarrollo. Su rostro será el del conocimiento, de la innovación, del triunfo, de la certeza de que un mexicano es tan bueno como el mejor del mundo. Por eso, una de tres candidaturas para las y los jóvenes.

Estamos orgullosos de nuestro origen cultural y habremos de convertir cultura en prosperidad, dando valor a las contribuciones de los pueblos indígenas.

Cada una de las pertenencias geográficas, económicas y culturales que tiene México en el mundo, serán oportunidad para los mexicanos. Que todo mexicano sepa que donde ondee nuestra bandera, tendrá respaldo y protección.

No tengo duda, con ideas y propuestas ratificaremos nuestra vocación de triunfo. Para ello las necesito y los necesito a todos.

Y hoy vengo a pedirles su apoyo. ¿Cuento con ustedes?

Juntos vamos a ganar las elecciones de 2018. Vamos a ganar.

Vamos a transformar. Acabemos de una vez por todas con la idea de que este país se tiene que reinventar cada seis años. No hay que demolerlo todo, no hay que cambiarlo todo, no hay que inventarlo todo.

Apostamos por la experiencia y no por la ocurrencia; por el conocimiento y no por el enfrentamiento; por la preparación y no por la improvisación.

En los programas, no en los caprichos. En las instituciones y en la ley, y no en las profecías. Las “revelaciones” no pueden sustituir el esfuerzo, la preparación y el trabajo.

Creemos en el hambre de servicio, no en el hambre de poder. Estamos del lado de las víctimas, no de los victimarios. Tenemos que anteponer la paz al conflicto y consolidar una cultura de respeto a la ley.

El que siembra odio cosecha soledad.

He trabajado los últimos 20 años por México. Mi trabajo explica lo que soy y lo que tengo.

Trabajemos juntos, vamos a ganar la Presidencia de la República.

Compañeras y compañeros, vamos juntos a encontrarnos con la sociedad, a abrir nuevos caminos, vamos a alcanzar juntos los anhelos de la sociedad mexicana porque con ella vamos a elaborar las mejores propuestas.

Seamos orgullosos defensores de esta apertura y de este nuevo camino.

Hablémosle con franqueza a los mexicanos e invitémoslos a dialogar, a escucharnos y a hermanarnos. Nos espera un México justo y desarrollado.

Representamos la causa de quienes tenemos confianza en el futuro, creemos en la ley y compartimos la integridad como norma de vida.

Muchos ciudadanos nos honran con su respaldo: no les quedaremos mal.

Me inscribo como precandidato porque tengo la experiencia, los resultados y el conocimiento para ser un buen candidato y un buen presidente de México.

Me inscribo por amor a México. Porque estoy convencido que tenemos que trabajar con rumbo cierto y con experiencia; construyendo y no destruyendo; en diálogo y no en confrontación;

Porque vamos a poner en el centro de este gran esfuerzo nacional a la persona: al mexicano cuya integridad y seguridad vamos a proteger.

Porque vamos a cerrar la distancia entre el México que somos y el México que queremos ser; ha llegado el momento de ir juntos por un mejor futuro. Continuaremos transformando a México.

Seguiremos el ejemplo de nuestros padres, honraremos el compromiso de nuestra generación y cumpliremos las promesas que hicimos a nuestros hijos.

Les propongo caminar unidos, sumando, juntos hasta ganar.

¡Que viva el PRI! ¡Que viva México!
Noticias Relacionadas
 
Encuesta
En propuesta de castración química a violadores ¿ Estás de acuerdo ?
Sería mejor la castración física
¡¡ Estupenda propuesta !!
No me interesa el tema
Estaría bien


Cd Juarez
Cd Juarez
Cd Juarez
Cd Juarez